Cursor.

jueves, 27 de junio de 2013

Dormir al Sol - Adolfo Bioy Casares.

La novela es narrada por el protagonista, Lucho Bordenave, contándole a un amigo de la infancia -Félix Ramos- los momentos vividos por él desde que conoció a un domesticador de perros llamado Standle.
Lucho es un relojero que vive con su mujer Diana, y con Ceferina, quien es para él una madre.
Standle convence a Bordenave de internar a su mujer en el Instituto Frenopático de Reger Samaniego.
Al poco tiempo, Lucho quiere a su mujer de vuelta pero una cadena de postergaciones envuelve entonces al protagonista: la intrusión de su cuñada, los extraños razonamientos del director del instituto...
Bordenave insiste en que le devuelvan a su mujer, pero cuando los médicos se la devuelven le parece que es una impostora. La llegada de una perra casualmente llamada Diana lo conduce por un fantástico cambio de almas y cuerpos, y termina con él sufriéndolo en carne propia.
Ahora, ¿por qué se llama así si según la reseña no tiene nada que ver el nombre con lo que pasa? Como yo no entendía mucho la relación, me puse a investigar, y encontré el porque. Esto es lo que dice:
Cuando la novela se acerca a su final, el lector encuentra el sentido de la frase que le sirve de título ("Dormir al Sol") cuando Reger Samaniego le explica a Bordanave los diferentes métodos para facilitar el sueño. El más adecuado, según Samaniego, consiste en imaginar a un perro que duerme bajo el sol sobre "una balsa que navega lentamente aguas abajo, por un río ancho y tranquilo" "

Este fue uno de los libros que me acompañó en la playa este año y debo admitir que ese día lo pasé muy bien leyéndolo. No es un libro largo (por lo menos no para mi, debe tener entre 250 y 370 páginas, pero no recuerdo bien.) Es un libro con mucho detalle 'oculto' así que hay que leerlo prestando MUCHÍSIMA atención.

Bueno, eso fue todo. Adiós ~! ^^


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada